UD ALMERIA 1 – CD NUMANCIA 1

CRONICA DEL PARTIDO:

El Numancia empató con polémica en el último suspiro de un partido que controló la UDA.

Joan Carrillo cambió el dibujo habitual del Almería, poniendo en liza un 4-1-4-1 con Vélez de enganche entre líneas y una defensa inédita, otra de tantas, con Iago Díaz en banda derecha más los habituales. En la media Montoro sustituía a Fatau mientras que arriba Quique volvía a ser el hombre más adelantado con Jonathan e Iván Sánchez de extremos.

Como si de un vídeo grabado se tratase, los rojiblancos comenzaban el encuentro con ventaja en el marcador desde el minuto 5, como ya les ocurriera ante la Ponferradina. El gol fue obra de un ex de la UDA, Oscar Díez, que cabeceó sin quererlo sobre su meta una falta lateral botada por Iván Sánchez.

Y para seguir con la dinámica de su último partido en casa, el gol dio paso a una fase de imprecisiones en las que los de Carrillo eran incapaces de controlar la situación, aunque eso sí, no sufrían dado el escaso bagaje ofensivo del Numancia.

Pasados los 24 minutos y como consecuencia de la falta de ambición de los locales, Luis Valcarce estuvo apunto de hacer las tablas en el marcador, aunque un atento Cuéllar sacaba bajo palos un disparo a bocajarro que se colaba con Casto ya batido. La jugada partió de un gran pase de Pedraza que entró por la banda que más facilidades suele conceder a los rivales, la izquierda que ocupaba de nuevo Zábaco.

Con un Numancia poco incisivo y un Almería contemplativo, transcurría casi todo un primer tiempo que vino a dar un giro radical al borde del descanso, todo el ritmo que le faltaba hasta entonces, aparecía de sopetón con dos jugadores, Jonathan e Iván Sánchez, que aportaban la chispa necesaria a su equipo. El marcador no se movió pero las sensaciones fueron  muy pero que muy diferentes al resto del encuentro.

La segunda parte comenzó como acabó la primera, la UD Almería demostró que no se había olvidado de como se juega al fútbol, imprimiendo velocidad a su juego y con el control absoluto de la situación, sin olvidarse de la meta contraria. Fueron sin duda los mejores minutos de toda la temporada, con un Numancia que se defendía entonces como podía.

Los locales movían el esférico con rapidez y culminaban sus jugadas con disparos desde la frontal o con centros desde la banda como el que Iván puso a Quique para que éste rematara de cabeza al lateral de la red. La afición se enganchaba a su equipo, animaba y deseaba tanto como sus jugadores un segundo gol que llevara la tranquilidad al Mediterráneo.

Tras el primer cuarto de hora del Almería, el Numancia se sacudió el dominio y comenzó a aparecer tímidamente en campo almeriense. Transcurría el tiempo y Casto observaba el encuentro sin intervenciones meritorias hasta el minuto 30, en el que Alegría se quedó solo ante el portero después de una gran triangulación que habilitó al atacante para que dispusiera de la ocasión más clara de su equipo. Por suerte, Casto estuvo muy atento para tapar hueco y despejar el peligro.

Entonces llegaron los cambios, Vélez salió del terreno de juego y su equipo lo acusó aunque aguantó como pudo e incluso pudo matar el choque a la contra, sobre todo en una clarísima ocasión de Jonathan que no supo finalizar un centro magistral de Chuli.

La tragedia quiso hacer acto de presencia nuevamente en el Mediterráneo y se cebó con los locales en el minuto 94. Una falta ejecutada por Aquino y rematada en segunda jugada por David Concha llevó la igualada al marcador ante las caras de incredulidad de más de 6.000 espectadores. La falta la señaló el colegiado con mucha polémica después de dejar una larga ley de la ventaja de los atacantes visitantes.

 

 

 

 

 

 

 

 

FUENTE : DIARIOUDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *