1-0: El Almería logra un triunfo épico

Los rojiblancos, a base de fe, trabajo y entrega se imponen al Lugo. Rubén Alcaraz marcó de falta en el 90, y René paró un penalti en el 92.

De épico hay que catalogar el triunfo que el Almería logró frente al Lugo, uno de los mejores visitantes de la Liga 1|2|3, en la primera jornada de 2018, última de la primera vuelta del campeonato, que viene a ratificar la seguridad de los rojiblancos en casa. De hecho, desde que perdieron a comienzos de noviembre contra el Cádiz, han saldado sus actuaciones con cuatro victorias consecutivas; una con Fran Fernández en el banquillo, y tres con Lucas Alcaraz.

El técnico decía en las vísperas que su equipo tenía muy pocos recursos debido a las bajas, y éstos había que optimizarlos, además de poner implicación, concentración… De igual forma decía que rodeado de problemas, también se podrían obtener resultados… Y así fue, porque el Almería sumo tres puntos a base de fe, trabajo, entrega, sacrificio, sobriedad, paciencia… y efectividad, la que tuvieron Rubén Alcaraz para volver a marcar un golazo de falta, en el minuto 90; y René, que detuvo un penalti en el 92. ¡Casi nada!

Si las cosas ya estaban complicadas para el conjunto almeriense, las dificultades siguieron aumentando con la lesión de Morcillo, que tenía que abandonar el terreno de juego en el 30. Mandi le sustituía para jugar en la medular y  Joaquín retrasaba su posición a la de central junto con Trujillo.

Almería y Lugo no especularon para nada. Querían comenzar el año con buen pie y cada uno intentó jugar sus bazas. Durante los primeros cuarenta y cinco minutos se sucedieron las alternativas y las ocasiones en un primer tiempo muy disputado. Juan Muñoz tuvo para los rojiblancos la más clara al quedarse sólo ante el portero rival tras un buen servicio de Fidel. Su remate se fue fuera rozando el palo. ¡Increíble! Quizá los lucenses tuvieron más posesión, pero los almerienses llegaban de manera más directa arriba, donde también se toparon con los errores que cometió  el asistente que cubría el ataque local a la hora de invalidad acciones por fueras de juego inexistentes.

De salida en el segundo tiempo Hicham sustituyó a Juan Muñoz, buscando el técnico mayor agresividad y movilidad arriba. Con Rubén Alcaraz, Mandi, Verza y Pozo sobre el campo, el Almería tenía mucho potencial  y se hizo pronto con el balón. En defensa estuvo impecable, en la medular mandaba y en ataque llegaba con verticalidad, aunque sin acierto. Además dejaba maniatado, prácticamente al Lugo, al presionarle en la salida de balón.

Pozo en los minutos 51 y 62; Verza en el 64; Hicham en el 66, de nuevo el marroquí en el 83 y Rubén Alcaraz en el 86 tuvieron clarísimas ocasiones de gol como para haber encarrilado la confrontación. El Lugo también tuvo alguna, pero no tan claras. El Almería no se desesperó en ningún momento, fue sobrio y esperó una nueva oportunidad, que llegaba en el 90 por medio de una falta al borde del área que lanzaba de manera magistral Rubén Alcaraz.

Parecía que ya no había tiempo para nada más, pero la realidad fue bien distinta. Tanto que en el 92 el árbitro castigó con un penalti a Almería y a Motta con la expulsión por segunda tarjeta. Fede Vico se encargaba de ejecutar el máximo castigo y René de rechazarlo. ¡Espectacular!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *